Deck Of Wonders

Deck Of Wonders

Cuando los dioses abandonaron Eladale sólo el Destino decidió quedarse, enamorado del mundo, del encanto y belleza de sus defectos que los otros dioses no podían ver.

Sin embargo, Eladale le abandonó.

El mundo de los mortales no entendía las sutilezas del Destino y seguía sus ambiciones egoístas. Todos insistían en que sus líderes habían sido bendecidos por el Destino, pero no estaban dispuestos a buscar su sabiduría.

Con el corazón roto, pero eternamente ligado a Eladale, el Destino se retiró a los rincones ocultos del mundo. Decidió que si su poder era lo único que querían los mortales, eso era lo único que obtendrían.

Y así se formó el Mazo de las Maravillas.

El Destino volcó su poder y creatividad en una baraja aparentemente infinita, pero la dejó desprovista de su sabiduría. Mientras antes intentaba guiar con suaves consejos, ahora simplemente dejaba caer una carta del Mazo de las Maravillas y observaba cómo los mortales de Eladale se peleaban por ella.

Mostrando el único resultado